CASOS JUVENILES EN LOS ANGELES – PROTEJA EL FUTURO DE SU HIJO/HIJA CONSULTA GRATIS (866) 986-2092

Un crimen juvenil puede llevar consecuencias graves, no sólo para el juvenil.  Comprendemos lo delicado y lo serio que es cuando a su hijo o hija son investigados, acusados, o detenidos por conducta criminal. Los abogados del Hedding Law Firm se dedican ayudar a juveniles y a sus padres en las cortes juveniles. Nuestro objetivo es litigar efectivamente, agresivamente, y exitosamente a favor de nuestros clientes juveniles para preservar sus reputaciones y proteger sus derechos.  Con demasiada frecuencia nosotros vemos juveniles buenos que hacen decisiones malas y esas decisiones podrían perjudicarles toda la vida. Es por eso, que nosotros nos dedicados a asegurar de que estos jóvenes tengan un futuro sano y productivo.

¿Qué Pasará Si La Policía Detiene A Mi Hijo o Hija Por Haber Violado La Ley?

Los juveniles que son arrestados por la policía y remitidos a la corte juvenil por violar una ley de adultos o una infracción de condición legal tienen derecho a recibir advertencias similares a las advertencias Miranda (derechos de advertencias que se le dan a adultos que son arrestados). Pero la policía y los funcionarios de libertad condicional (probación) tienen mucha más discreción para decidir si deberán o no dejar libres a dichos juveniles y devolverlos a la casa de sus padres. Los juveniles detenidos tendrán que ser liberados dentro de 48 horas (excluyendo los días inhábiles) al menos que se presente una demanda penal o petición de dependencia de menores. Durante este tiempo, se tendrá que notificar a los padres de lo que está pasando y/o la intención del departamento de probación de que su hijo o hija se convierta en dependiente de la corte. Durante estas actuaciones procesales, el menor tendrá derecho a tener un abogado y cuenta con la mayoría de los derechos del proceso que se le dan a los acusados adultos.

Los menores no tienen derecho a juicio por jurado en California, y tampoco tienen el derecho de salir bajo fianza (a menos que sean enjuiciados en el sistema de justicia de adultos).  Es también muy importante notar que a veces, dependiendo del crimen cometido, su hijo o hija pueden ser acusados y ser sentenciados como adulto.  En la mayoría de los casos, los actos procesales de la corte de menores están cerrados al público y la identidad del menor se mantiene confidencial. Los juicios y actos procesales de la corte de menores se llaman audiencias de adjudicación. Si se lleva a cabo una audiencia de adjudicación y se determina que el juvenil cometió ciertos delitos, se programará una audiencia de disposición. En la audiencia de disposición, el estado recomendará una disposición, teniendo en cuenta que el objetivo principal del sistema de justicia de menores es rehabilitar a los jóvenes delincuentes y ponerlos de nuevo por el camino correcto. ­ El juez podrá entonces poner al juvenil bajo probación, imponer multas, ordenar pagos de restitución, obligar al juvenil a realizar servicio comunitario o ponerlo en un hogar de rehabilitación o en una familia de crianza temporal.  Un juvenil también puede ser enviado a un campamento para juveniles o a una detención cerrada (cárcel).  ­

Todas las sentencias finales de la corte de menores podrán ser apeladas ante una corte de mayor instancia y la mayoría de los expedientes de los juveniles podrán ser sellados o destruidos tras presentar la solicitud correspondiente ante la corte juvenil. Conseguir que se sellen o destruyan los expedientes de la corte de un juvenil es un proceso complicado. Y es posible que ninguna de las dos cosas se pueda realizar si el juvenil fue condenado por un delito de felonía o un delito menor que involucre conducta inmoral, o si no ha pasado suficiente tiempo desde la condena del juvenil. En general se podrán sellar los expedientes cinco años después de que se termine la jurisdicción de la corte juvenil, o cuando el juvenil cumpla 18 años de edad. Una vez sellados, los expedientes del menor no se podrán abrir para inspeccionarlos a menos que lo ordene la corte.

Bajo ciertas circunstancias los menores que supuestamente han cometido uno de los siguientes crímenes enumerados en el Código 707 (b) Welfare & Institutions también pueden ser juzgados en un corte para adultos.  Unos de los “delitos de la Sección 707 (b)” son:

  • Asesinato.
  • Incendio provocado que causa graves daños físicos o una estructura habitada.
  • Robo.
  • Violación con fuerza, violencia o amenaza de gran daño físico.
  • Sodomía por la fuerza, la violencia o la amenaza de graves daños físicos.
  • Un acto lascivo o lascivo en un niño menor de 14 años con fuerza, violencia o amenaza de gran daño físico.
  • Cópula oral por la fuerza, la violencia o la amenaza de graves daños físicos.
  • Penetración sexual forzada.
  • Secuestro para pedir rescate.
  • Secuestro de Robo.
  • Secuestro con daño físico.
  • Intento de Asesinato.
  • Asalto con un arma de fuego o dispositivo destructivo.
  • Agresión por medio de la fuerza que puede producir graves lesiones.
  • Descarga de un arma de fuego en un edificio habitado u ocupado.
  • Tortura.
  • Carjacking.
  • Secuestro con fines de agresión sexual.
  • Secuestro durante un robo de auto.
  • Drive-by-Shooting.
  • Explotando un dispositivo destructivo con la intención de cometer un asesinato.
  • Homicidio Voluntario.

Las siguientes cortes son las Cortes de Delincuencia Juvenil en Los Ángeles:

Los abogados del Hedding Law Firm conocen el sistema juvenil incluyendo a los fiscales y jueces en el Condado de Los Ángeles. Comprendemos que el sistema tribunal de menores es muy diferente del sistema criminal de adultos.  Contacte a un abogado del Hedding Law Firm inmediatamente si su hijo o hija han sido acusados de cualquier cargo criminal inclusive lo siguiente: Asesinato, Intento de Asesinato, Homicidio Involuntario, DUI (Conduciendo Bajo La Influencia de alcohol o marijuana/drogas), Delitos Sexuales, Robo, Drogas – Venta o Uso, Crímenes De Odio, Crímenes de Pandillas, Lesiones, Vandalismo.

Lo siguiente son señales de alerta que un joven puede estar en peligro de cometer un crimen grave:

  • La presión para hacer algo malo ejercitada por los amigos de su escuela.
  • La pérdida diaria del genio.
  • Los asuntos disciplinarios crecen.
  • Conducta agresiva.
  • Frecuenta amenazas hacia otros.
  • Daño de vandalismo o propiedad.
  • El uso de drogas o alcohol.
  • Anuncia de amenazas o los planes para dañar a otros o propied.
  • La asociación con pandillas o el deseo para estar en una pandilla.
  • Altercados con la policía.
  • Incontrolable.
  • La retirada de amigos.
  • Grados bajos en la escuela.
  • Intimidar víctimas.
  • Falta de reconocer los derechos o los sentimientos de otras personas.
  • Exhibe los sentimientos del rechazo o la soledad.

¿Está su hijo o hija acusado de crimen juvenil? ¡Contacte un abogado de crímenes juvenile hoy al 866.986.2092